Los derechos y responsabilidades del paciente

Nuestra prioridad principal es brindarle la atención médica que usted necesita, cuando la necesita, con gran habilidad, compasión y respeto. Por favor infórmenos si tiene preocupaciones sobre su atención o si tiene dolor.

Derechos y Responsabilidades del paciente adulto

Como paciente adulto usted tiene derecho a:

Atención médica hospitalaria de alta calidad

  • Ser atendido con consideración y respeto en un entorno seguro.
  • Una atención de alta calidad brindada por personal competente, con altos estándares profesionales los cuales se mantienen y revisan continuamente.
  • Recibir tratamiento sin ser discriminado debido a su edad, origen étnico, raza, color, religión, cultura, lenguaje, nacionalidad, sexo, identidad o expresión de género, orientación sexual, discapacidad física o mental, estatus socioeconómico o fuente de pagos.
  • Saber el nombre del médico responsable de coordinar su atención médica y los nombres y funciones de otras personas involucradas en su cuidado.
  • Recibir información sobre a quién debe contactar para presentar una queja o reclamo y esperar una respuesta o solución pronta.
  • Que notifiquen a un familiar y a su médico de cabecera sobre su ingreso al centro médico si así usted lo desea.
  • Decidir quién va a ser su representante médico designado.
  • Que lo informen (o a su representante médico) sobre los resultados de su atención médica, incluyendo los resultados inesperados. Los resultados inesperados son resultados considerablemente distintos de lo que se anticipaba de un tratamiento o procedimiento.
  • Que los procedimientos de emergencia sean implementados sin demoras innecesarias.
  • Que no dupliquen procedimientos médicos a menos que sean necesarios desde el punto de vista médico.
  • Recibir tratamientos médicos y de enfermería que evitan molestias físicas y mentales innecesarias.
  • Sentirse cómodo y recibir información sobre el manejo de su dolor. Usted tendrá acceso a personal que está dedicado al alivio del dolor.
  • Ejercer sus derechos sin ser sometido a discriminación, castigo o represalia.
  • Comunicación e información que usted pueda entender. La información será adecuada para su edad, nivel de comprensión y lenguaje. Si tiene impedimento de la visión, del habla, del oído, y/u otros impedimentos, usted recibirá ayuda (si es necesario) para asegurarnos de satisfacer sus necesidades de atención médica.
  • Servicios gratis de intérprete del lenguaje de señas y de lenguajes extranjeros (si  es necesario).

Un ambiente limpio y seguro

  • No ser sometido a abuso o acoso.
  • Saber qué reglas y normas del centro médico se refieren a su conducta como paciente.
  • Obtener información sobre la existencia de cualquier relación profesional entre los individuos que lo están atendiendo.
  • No ser despertado a menos que sea necesario para la atención médica.
  • No estar atado o aislado a menos que sea necesario por su propia seguridad y la de los demás.
  • Solicitar que lo trasladen a otra habitación si un paciente o visitantes en la habitación lo están perturbando de manera excesiva. 

Participación en su propia atención médica

  • Participar en su plan de cuidados.
  • Recibir de su médico toda la información necesaria para otorgar consentimiento informado antes de realizar cualquier procedimiento y/o tratamiento, excepto en situaciones de emergencia. La información debe incluir el nombre del tratamiento o procedimiento específico, los riesgos médicos significativos asociados [con dichos procedimientos o tratamientos] y la posible duración de su recuperación. Su médico también debe informarlo sobre las alternativas médicas significativas y otras formas de tratar su condición. Si usted no puede recibir o entender dicha información, su médico también puede hablar con su representante designado.
  • Recibir información actual y completa por parte de su médico con respecto a su condición médica, diagnóstico, tratamiento y pronóstico (resultados anticipados). Si de acuerdo al criterio médico, no es apropiado compartir con usted dicha información, ésta se pondrá a la disposición de la persona que lo esté representando.
  • Rechazar cualquier medicamento, tratamiento o procedimiento según lo permita la ley y a que lo informen de las consecuencias médicas de su acción.
  • Decidir quiénes son los miembros de su familia y cómo le gustaría que ellos tomaran parte en su cuidado. Estas pueden ser personas con las que usted tiene una relación genética, legal o emocional.
  • Decidir cuáles personas pueden tener los mismos derechos de visita que su familia tiene (incluso aunque estas personas no tengan un parentesco con usted).
  • Que alguien de su familia o una persona de apoyo permanezca con usted a menos que la presencia de esa persona no sea adecuada por razones médicas o terapéuticas, o si viola su privacidad o atenta contra su seguridad.
  • Ser informado sobre la posibilidad de participar en estudios de investigación o en programas de donación de tejidos u órganos. Tiene el derecho a rehusarse a participar en estos programas y puede retirarse de ellos en cualquier momento.
  • Consultar a otro médico si usted lo solicita y se responsabiliza por los gastos. El personal médico y de enfermería lo ayudará a programar una consulta si usted lo desea.
  • Recibir apoyo espiritual y emocional, así como la ayuda de un ministro religioso. Sus prácticas religiosas serán apoyadas tanto como sea posible.
  • Establecer sus voluntades anticipadas para guiar su atención médica en caso de que llegara a perder la capacidad de expresarse por sí mismo. El personal cumplirá estas voluntades anticipadas válidas.
  • Solicitar ayuda para resolver cuestiones de ética o tomar decisiones que tienen que ver con su cuidado.
  • El acceso a toda la información contenida en su expediente clínico. Si de acuerdo al criterio médico no es apropiado compartir con usted dicha información, esta se pondrá a la disposición de la persona que lo esté representando en un marco de tiempo razonable.

Protección de su privacidad

  • Que las comunicaciones y el expediente clínico que pertenecen a su cuidado se manejen con confidencialidad.
  • La privacidad con respecto a su programa de cuidados médicos. Las conversaciones sobre su caso, consultas, exámenes y tratamientos son confidenciales y deben llevarse a cabo de la manera más privada posible.
  • La privacidad personal durante los tratamientos médicos o de enfermería y durante actividades como el cambio de ropas, cuando se baña o usa el baño para hacer sus necesidades. Quienes no participan directamente en su cuidado deben obtener su permiso para estar presente.
  • Privacidad personal y de su información médica de acuerdo con las regulaciones de HIPPA (Health Insurance Portability and Accountability Act, por sus siglas en inglés) y con las normas del hospital relacionadas con la privacidad.
  • Solicitar una lista de ciertas revelaciones de su información médica personal.
  • Solicitar una enmienda en sus expedientes clínicos, financieros u otros expedientes que contienen información médica personal.

Ayuda cuando salga del hospital

  • Esperar una continuidad razonable de su atención médica. Usted tiene el derecho de saber cuales serán sus necesidades médicas después de ser dado de alta y cómo satisfacer esas necesidades.
  • Recibir información completa de las razones por las cuáles lo van a trasladar a otra institución y cuáles son las alternativas a este traslado. La institución a la cual usted va a ser trasladado debe aceptar el traslado de antemano.

Ayuda con su cuenta y presentando reclamos al seguro médico

  • Examinar y recibir una explicación de su factura sin importar la fuente de pago.
  • Recibir información sobre recursos financieros que le puedan ayudar a pagar por su atención médica.

Como paciente adulto usted es responsable de:

  • Proporcionar, de la mejor manera que pueda, información completa y precisa sobre las molestias que tiene actualmente, enfermedades previas, hospitalizaciones, medicamentos y otros asuntos relacionados con su salud.
  • Informar al personal que lo atiende si usted anticipa tener problemas para seguir el tratamiento indicado.
  • Avisarnos si no entiende el plan de cuidados y lo que usted debe hacer y hacernos preguntas.
  • Seguir el plan de tratamiento recomendado por el médico que es responsable de su cuidado.
  • Tomar decisiones informadas sobre su plan de atención médica.
  • Asegurarse de que recibamos una copia de sus Voluntades Anticipadas si usted las ha establecido.
  • Preguntar sobre el manejo del dolor, incluyendo qué debe esperar y qué opciones existen para el alivio de éste. Debe notificarnos si su dolor continúa. También debe participar activamente en el plan para el manejo de su dolor y pedirnos ayuda cuando empiece a sentirlo.
  • Hacer esfuerzos razonables para cooperar con otros pacientes, con las necesidades del centro médico, del personal médico y los empleados.
  • Brindar la información necesaria para las reclamaciones al seguro y de trabajar con nosotros para hacer un acuerdo de pagos lo más pronto posible.
  • Reconocer que su estilo de vida y comportamientos afectan su salud personal.
  • Cumplir con las citas que le han programado para la continuación del cuidado.
  • Aceptar la responsabilidad por los resultados médicos en caso de que usted rechace tratamiento o no siga las instrucciones del proveedor de atención médica.
  • Comportarse de una forma en la que respete los derechos de otros pacientes, del personal y la propiedad del hospital.

Derechos y Responsabilidades del paciente pediátrico

Tú y tu familia tienen derecho a:

Ser tratados con respeto y dignidad

  • Tú eres importante para nosotros. Queremos conocerte mejor.
  • Te diremos quiénes somos y te llamaremos por tu nombre.
  • Tomaremos tiempo para escucharte.
  • Nosotros respetaremos tu privacidad.

Atención que te ayuda a ti y a tu familia

  • Tú y tu familia son importantes. Trabajaremos juntos para hacerte sentir lo más seguro y cómodo posible.
  • Todas las familias son diferentes. Queremos aprender qué es importante para ti y tu familia.
  • Tú, tu familia y el personal de atención, planearán cómo te pueden visitar las personas que son importantes para ti.

Información que puedes entender

  • Nosotros te explicaremos cosas. Te hablaremos de una manera que puedas entender. Puedes preguntar qué te está sucediendo y por qué.
  • Alguien que habla tu idioma ayudará a explicarte las cosas.
  • Alguien de tu familia puede estar contigo mientras el personal del hospital te esté explicando algo.

Atención médica de buena calidad

  • Te atenderán médicos, enfermeros(as) y personal que saben cómo cuidar de niños y adolescentes.
  • Tienes el derecho de conocer a todas las personas que cuidan de ti en el hospital. Tú y tu familia pueden reunirse con ellos para planear lo mejor para ti.
  • Trabajaremos contigo y tu familia para lograr que tu estancia con nosotros sea lo más corta y cómoda posible.

Apoyo emocional

  • Cuando estás en el hospital puedes llegar a sentirte asustado, enojado, solitario o triste. Puedes decirle a otros cómo te sientes. Está bien llorar o quejarse.
  • Puedes tener a tu familia acompañándote tanto tiempo como sea posible. Cuando esto no sea posible, las personas que te atienden te explicarán el por qué.
  • Podemos ayudarte a conocer otros niños y familias que han pasado por experiencias similares a la tuya.
  • Puedes usar tu propia ropa la mayoría del tiempo y tener tus cosas especiales contigo.
  • Puedes hablar o jugar con personas que saben cómo ayudarte cuando tienes preguntas o problemas.
  • Puedes pedir que te trasladen a otra habitación si te sientes incómodo o descontento y nosotros trataremos de hacerlo si es posible.

Cuidados que respetan tus necesidades de desarrollarte, jugar y aprender

  • Tendremos en cuenta todos tus intereses y necesidades, no sólo los relacionados a tu enfermedad y tu hospitalización.
  • Tienes derecho a descansar, a aprender y a jugar. Nos aseguraremos de brindarte espacios y tiempo para las cosas que los niños de tu edad necesitan para desarrollarse y aprender.

Tomar decisiones y escoger

  •  Tus ideas y preferencias de cómo quieres que te atendamos son importantes.
  • Puedes decirnos cómo ayudarte a sentir más cómodo.
  • Puedes decirnos cómo quieres tomar parte en tu cuidado.
  • Puedes tomar decisiones siempre que sea posible.

Tú y tu familia tienen la responsabilidad de:

Brindar información

  • Usted tiene información importante sobre la salud de su hijo(a). Necesitamos saber sobre síntomas, tratamiento, medicamentos y otras enfermedades.
  • Debe decirnos qué quiere para su hijo(a).
  • Es importante que nos diga cómo quiere ser parte del cuidado de su hijo(a).
  • Debe decirnos si no entiende algo sobre los cuidados que le están brindando a su hijo(a).
  • Por favor infórmenos si no está satisfecho con la atención que recibe su hijo(a).

Brindar los cuidados apropiados

  • Usted y los otros miembros del equipo de atención médica trabajarán juntos para planear los cuidados de su hijo(a).
  • Usted es responsable por las cosas que acordó hacer con este plan de cuidados. Infórmenos si no puede seguir el plan.

Cumplir con las obligaciones financieras

  • Usted es responsable por la factura del hospital de su hijo(a).
  • Brindarnos la información necesaria para las reclamaciones al seguro y trabajar con nosotros para hacer un acuerdo de pago lo más pronto posible.
  • Notificarnos si necesita consejería financiera.

Respetar y tener en cuenta los derechos de los otros

  • Respete su privacidad.
  • Mantenga los ruidos a un volumen bajo, incluyendo la voz, la televisión, la radio y los juegos de video.
  • No fume en las instalaciones del hospital.
  • No traiga o use artículos para el entretenimiento de adultos como películas con clasificación-R, revistas o páginas web para adultos.